Noticias / Placeres

PLACERES: MERECIDO DESCANSO

Junio 22, 2019

No necesita ir muy lejos para reconectarse con la naturaleza y disfrutar de una relajación absoluta lejos del ruido de la ciudad. En esta edición de Placeres, le presentamos cuatro exclusivos hoteles que se encuentran en algunos de los lugares más bellos del Perú.

CUESTA SERENA

En palabras del creador de este hotel boutique, Cuesta Serena es “un lugar cercano a Lima para descansar, desconectar, y disfrutar de la naturaleza y los amigos”. Está ubicado en la región de Áncash y tiene las mejores vistas de los nevados de la Cordillera Blanca, incluido el Huascarán. Pero las razones para visitarlo van más allá del impresionante paisaje que tiene alrededor: este lugar ofrece las mejores experiencias de relajación y diferentes excursiones hacia lugares de hipnótica belleza.

Cuando llegue al Cuesta Serena, déjese consentir con un masaje en su spa o disfrute una comida gourmet con ingredientes de la misma huerta del hotel (hay comida para todas las dietas, incluyendo la vegana y la vegetariana). Durante su estadía, comience sus días con una energizante sesión de yoga y reconéctese con la naturaleza tomando un paseo hacia diferentes lagunas —como la Laguna 69 y Rajucolta—, dando una caminata por el bosque María Josefa o haciendo un recorrido por el sitio arqueológico Huilcahuaín.

 

GOCTA ANDES LODGE

La Amazonía es una de las pocas regiones del mundo que aún guardan un aura de misterio. Este paraíso natural es un compendio de maravillas completamente alejado de la prisa, el ruido y los problemas cotidianos de la vida en las ciudades. Uno de los secretos que se esconden en este lugar es la catarata de Gocta, una caída de agua de 771 metros de altura rodeada por un inmenso paisaje verde.

En el caserío de Cocachimba, el punto de partida de las caminatas hacia las cataratas, se encuentra el hotel Gocta Andes Lodge, un lugar en el que podrá respirar aire fresco, rodearse de silencio y entregarse a la relajación absoluta. Todas sus suites y áreas comunes —como los jardines y la piscina— poseen una vista inigualable de la caída de agua. Además de ser una confortable opción de alojamiento, ofrece tours diarios hacia diferentes atractivos de la zona: Gocta—por supuesto—, el museo de Leymebamba, los mausoleos de Revash, los sarcófagos de Karajía y el sitio arqueológico Kuélap. Déjese sorprender por la belleza de estos lugares y disfrute unos días de descanso en medio de un tesoro de la naturaleza.

 

REFUGIO VIÑAK

El hotel Refugio Viñak, ubicado en la sierra de Lunahuaná (Santiago de Viñac), es una gran opción para entregarse al descanso, pero también para vivir experiencias únicas y conocer lugares llenos de encanto. Se puede llegar a él en aproximadamente cinco horas, partiendo desde Lima. Ahí, se encontrará con un espacio de cálido diseño rodeado por la belleza de un paisaje natural.

El lugar ofrece un amplio abanico de opciones para pasar el tiempo. Podrá tomarse un momento de relajación en la tina de hidromasaje mientras contempla la inmensidad de los cerros, deleitarse con un delicioso platillo en el restaurante panorámico, beber una copa de vino frente a la chimenea de la sala de estar disfrutando de una buena conversación, o sentarse en la terraza a leer un libro con el sonido de la naturaleza de fondo.

Por otro lado, si prefiere vivir experiencias fuera de lo cotidiano, podrá tomar una tranquila caminata entre los senderos de las montañas, descender hasta los ríos, visitar pueblos cercanos y observar diferentes especies de aves. Y, si quiere agregar un extra de diversión al recorrido, puede solicitar una bicicleta Gary Fisher de doble suspensión. Asimismo, el hotel cuenta con caballos cuarto de milla para que usted, sin importar si es un principiante o un experto en equitación, pueda tomar idílicos paseos por la sierra.

 

AMANTICA LODGE

En la bella isla Amantaní, a orillas del lago Titicaca, se encuentra el Amantica Lodge, un exclusivo hotel del que nunca querrá salir. Se compone de únicamente dos suites construidas con materiales propios del lugar y técnicas de los nativos. Las tinas de los baños, por ejemplo, fueron talladas en roca. Desde alguna de ellas, podrá tomar una relajante ducha mientras contempla la grandeza del lago.

Admirar el paisaje en completa calma es, sin duda, una de las mejores cosas que puede hacer estando aquí: por las noches, un cielo colmado de estrellas lo dejará con la boca abierta. Asimismo, el lodge pone a su disposición actividades inolvidables y enriquecedoras, como clases de cocina, excursiones para el avistamiento de aves, paseos en lancha, caminatas por la isla, y visitas al sitio arqueológico Sillustani y la isla Taquile.

Este hotel se distingue, además, por las experiencias gourmet que ofrece. Un chef privado se encarga de preparar platillos novoandinos con ingredientes orgánicos bajo la filosofía del slow food. Delicias que podrá acompañar con los vinos más selectos.

 

0 likes

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *